Toma 1 vaso de cristal y pon en él 3 cucharadas de sal.

Llénalo con vinagre de vino blanco (el normal).
Pon el vaso sobre un plato y colócalo detrás de la puerta de la casa.

Si la casa es muy grande, pon varios “tarros de limpieza” repartidos.Puedes poner 1 detrás de la puerta, otro en el comedor y otro debajo de la cama.Déjalos ahí y olvídate de ellos. Pasados unos días échale un vistazo y observa cómo está.
VER RECETA COMPLETA PAGINA SIGUIENTE…

….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *